Todos sabemos que hasta las piedras tienen energía, cualquier objeto está formado por átomos con su polaridad + -, por lo tanto no es tan extraño sentir atracción o rechazo ante ellos.

Hasta las piedras tienen energía

Hasta las piedras tienen energía, un artículo de be feng shui

Lo mismo ocurre con los espacios, ¿Alguna vez has visitado una casa y has sentido la necesidad de salir corriendo?, o todo lo contrario, te sentías tan a gusto que no querías irte.

Los espacios tienen su propia energía, vacíos de objetos y muebles te despiertan emociones positivas o negativas.  Esto es lo que la mayoría consideramos más importante para elegir el espacio donde vivir; no es el precio, los metros o la distancia a… (que obviamente es importante) pero el verdadero impulso para una elección u otra es si quiero que sea mi hogar, son parámetros importantes que tengo en cuenta en segundo lugar.

Primero es la pulsión que he sentido cuando lo he visto y cómo me ha inspirado.

energía en un espacio vacío artículo de Be Feng ShuiNuestro instinto es muy hábil, el sabe que necesitamos, incluso que anhelamos experimentar y aprender en un nuevo entorno.

Afortunadamente, los chinos inventaron el Feng Shui hace miles de años.

Relacionado con esta energía de los objetos y espacios y estudia la forma de equilibrar estas energías para que los habitantes de la casa tengan: buenas relaciones, salud, prosperidad, etc., teniendo en cuenta muchos factores como: orientación del hábitat, disposición de los objetos y muebles, corrientes de agua, ubicación de las habitaciones, etc.

A veces te sientes de mal humor, nervios@, si miras tu entorno ¿Cómo está tu casa, sucia, desordenada?. O tal vez te sientas atrapad@ en el pasado y no logras avanzar, ¿Guardas muchos objetos que ya no usas?, ¿Te cuesta tirar o regalar las cosas?.
Como base para empezar a experimentar el Feng Shui en tu hogar, te proponemos el ejercicio que planteamos en el artículo del “Vacio”
Es un ejercicio sencillo pero liberador y seguro que experimentas cambios, y además trabajas el desapego. Te invito a que lo hagas y luego nos cuentes en el blog que ha sucedido y cómo te has sentido.