Toda forma de energía tiene una naturaleza dual. En Feng Shui, al igual que en multitud de disciplinas o ciencias orientales, observan el estado del «Qi» (pronunciado Chi) de un espacio o entorno para entender qué sucede, dónde está el problema y dar una solución.

Naturaleza dual de la energía «Qi» desde el Feng Shui

Naturaleza dual de la energía según el Feng Shui. Un artículo de be fengshui

En la mayoría de ocasiones esta dualidad de la energía no significa la cualidad de ser buena o mala, alguna vez sí y lo explicaré más abajo.

En general son diferentes estados del Qi con características distintas y que son interdependientes.

dualidad de la energía base yin y yang

Yin y Yang

Me atrevo a afirmar que todo el mundo conoce los términos de Ying y Yang para describir dos versiones opuestas de la energía.  Ambas dependen una de la otra y están representadas  por el símbolo del Tai Chi, buscando el equilibrio, dónde ni todo es yang, ni todo yin.

Claros ejemplos serían: el sol y la luna, hombre y mujer, frío y calor, verano e invierno, fuego y agua… Los 5 elementos del Feng Shui también contemplan esta dualidad en cada uno, con sus características propias.

Durante la primera observación de un espacio, sin tener que calcular la orientación ni el mapa de estrellas, buscamos el equilibrio entre yin y yang.  Lo adecuado sería que las zonas activas como la cocina, despacho o comedor tuvieran luz natural (persianas arriba, cortinas abiertas) y mayor actividad pues es la zona yang de la casa.

Por contra, los dormitorios, exceptuando el de los peques o adolescentes que irán cambiando en función de la hora del día, deben tener más energía yin, con menos entrada de luz y más silencio durante la noche. Siempre es mejor que un dormitorio esté en la parte más alejada de la calle.

Sheng Qi y Sha Qi

En este caso sí, estamos hablando del carácter bueno o malo de la energía según el Feng Shui.

Sha Qi

Hace referencia a la energía negativa, mala o con efectos negativos.

Nos afecta tanto a nivel de espacio como a nivel personal, pues en ocasiones podemos estar más negativos o nerviosos y de mal humor.  En el caso de un espacio diríamos que tiene Sha Qi si está sucio y desordenado, o que huele mal.

Sha Qi

Cuando hay un tipo de energía, ésta se multiplica, crece, se amplía.  Por ejemplo guardar cosas rotas hace que se rompan más, tener objetos que nos traen tristeza no permiten que la persona salga del pozo.  Tener deudas también es Sha Qi, bloquea la prosperidad, es importante cortar con situaciones no resueltas.

Shen Qi

Es la energía positiva, cuando estamos contentos, inspirados, nos sentimos bien.  A nivel de espacio sería un lugar ordenado y limpio.

En realidad es un tránsito, la energía se puede transformar, por ejemplo la basura tiene energía Sha Qi, sin embargo se convierte en Shen Qi cuando reciclamos, o el material orgánico vuelve a ser abono para la tierra.

Lo mismo ocurre con nosotros, si buscamos la salud de nuestro espacio haciendo que su energía sea Shen, repercutirá muy positivamente en nuestro bienestar, relaciones y prosperidad.

El Feng Shui va mucho más allá de energía dual

La energía está en todo

Para mi el Feng Shui es un antes y un después.  Personalmente fue un cambio importantísimo en mi vida, como herramienta de autoconocimiento y transformación. Creo que hay muchas personas que no son conscientes de cómo nos afecta a nivel personal el entorno y sobre todo el espacio dónde vivimos.

Todo es energía pura, nuestras emociones, pensamientos, palabras, acciones, espacios… nos fundimos con todo, y lo más importante atraemos la energía que nos resulta familiar, porque ya forma parte de nosotros.

Imagina por ejemplo a una persona poco próspera, con deudas.  Ésta energía forma parte de la persona y es muy muy probable que si hacemos un estudio de su casa, tenga estrellas con problemas de deudas y pérdidas económicas. Es como un círculo cerrado.

Después de tantos estudios realizados sigo sorprendiéndome de las «coincidencias»

En este caso un Estudio de Feng Shui le hará consciente de que ésta energía está en casa, y que el/ella lo atrae porque también forma parte suya.  El elemento transformador es tomar conciencia y saber que las cosas pueden cambiar. Poner las curas que necesita le ayudarán a cambiar de actitud, tal vez a empezar un camino de crecimiento personal que le permita trabajar su «merecimiento» y autoestima.

Clientes de todo tipo

Hay clientes que me piden el estudio como algo práctico. Tal vez porque es una moda… por si acaso… A veces me hacen caso a «pies juntillas» y otras no.

Pero lo que me nutre es encontrar esos clientes a los que ayudas de verdad, que lo pasan mal, que no se sienten bien en casa ni con ellos mismos, y ¡¡PUM!! les cambia el panorama y siento que mi trabajo es mi «Ikigai«.

energía dual en equilibrio

Volviendo al tema de la energía… ULTIMO CONSEJO: Antes de alquilar o comprar un inmueble pregunta (si es posible) quien vivió allí, si tuvo problemas de salud, relaciones… etc. Si murió alguien.  Recuerda que todas las vivencias que se han producido en un espacio quedan impregnadas en las paredes.  En otro artículo hablaré de las limpiezas energéticas.

Marta Lahuerta Bio


Marta Lahuerta

Consultora de Feng Shui y
Directora de Be FengShui